Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers jugará su tercer amistoso frente a los titulares de Laferrere en el Polideportivo de Lafe (Ruta 21 y Cristianía) el sábado a partir de las 9.30 hs. Incorporaciones: Lucas Tiedemann, Eduardo Mendoza y Santiago Szerdi. Se desvincularon: Matías Fleitas, Maximiliano Castano, Adrián Espínola, Matías Cantero, Pablo Ocampo, Lucas Velázquez y Sergio Forti.

sábado, 1 de diciembre de 2012

IMPACTANTE TRIUNFO DE LA TOPADORA

Una vez más Liniers se puso la pilcha de equipo matagigantes y se trajo un triunfo descomunal del Morumbí de Laferrere.

El trabajo del equipo fue impecable. Desde lo táctico, el planteo de D’Angelo no merece objeciones. Le cerró los espacios a Laferrere, que no tuvo las luces de otras noches. Liniers se plantó de igual a igual. Se olvidó de la tabla, de las 12.000 personas (los de afuera fueron de palo nomás) y que tenía enfrente al gran candidato de la categoría. Resultó un equipo sumamente incómodo, que por momentos se hizo dueño de la pelota, por otros le cortó los circuitos en el medio, aisló a la Vieja Moreno a través de Cuevas (una de las grandes figuras del partido), con una concentración admirable, sin errores defensivos, y a la hora de golpear, fue penetrante las veces que se acercó al arco adversario.  
A los 13 combinaron David Córdoba y Argüello, para que Villalba definiese de manera violenta al centro del arco y respondiese magníficamente Anconetani. Poco después fue Cabrera el que probó de media distancia encontrando las seguras manos del arquero. Hasta que a los 24 un nuevo ataque celeste, pared entre Argüello y Villalba, con magnífica definición del delantero para superar al esta vez sorprendido Anconetani. El resultado se ajustaba a lo producido por uno y otro. Laferrere pensaba que tenía el partido ganado antes de jugarlo, pero de a poco se fue dando cuenta del error cometido. Recién pasada la media hora tuvo algunos acercamientos hacia Monllor a través de un remate de media distancia de Néstor García o de algún cabezazo de Portillo.
Los nervios del técnico Stagliano se transmitieron al equipo. Quemó rápidamente los cambios, dejó por momentos descompensado a su equipo, que terminó con 3 en el fondo, un volante de marca, 2 enganches y 3 delanteros. Liniers inquietó con el gran despliegue de David Córdoba por ambas puntas, tuvo a Luis Stansiola como en sus mejores tardes, Romero un león en el quite y Cuevas, no solo anulando a la Vieja Moreno, sino manejando con criterio el juego por su sector. Argüello buscando con pelotas profundas a Villalba, intratable para la defensa verde. A la hora de defender, lo de Liniers no tuvo fisuras. Monllor en el arco, correcto en los numerosos centros que le llovieron, y una línea de cuatro que se movió en bloque, con Cabrera como máximo exponente, bien acompañado por Amelotti, y tanto Sebastián Allende como Daniel Córdoba clausuraron sus respectivos sectores.
Liniers se agrupó, hizo circular el balón, trianguló y hasta fue lujoso por momentos. Tuvo un par de llegadas claras: una aparición de David Córdoba, con remate apenas desviado y otra de Luis Stansiola, tras gran jugada en la que participaron también Cuevas y Argüello, con definición apenas arriba del horizontal. Con Marecos y Canario, Laferrere tuvo más influencia en las cercanías del área rival. A pesar de su falta de ideas, apretó al Celeste sin éxito, limitándose al envío de centros intrascendentes. Los nervios fueron ganando escena en las tribunas y en los jugadores locales. Liniers, por el contrario, mantuvo fiel su libreto. El juego brusco terminó siendo un arma que el local en su desesperación apeló. El árbitro Iglesias no siempre fue ecuánime en sus fallos.
Los minutos finales fueron para el infarto. Sobre la hora, tras un córner y una evidente infracción a Monllor no sancionada, tuvo el local su opción más clara en un cabezazo de Iván Portillo que Romero despejó sobre la línea. En la jugada siguiente Canario remató sobre el horizontal en otra acción de riesgo, y ya en el descuento Romero se proyectó por izquierda y mano a mano con Anconetani definió a las manos del arquero.
Con todo Laferrere lanzado al ataque, incluyendo su arquero, y Liniers defendiendo estoicamente su ventaja, concluyó un partido atractivo, en el que La Topadora demostró una vez más que con un equipo concentrado, ordenado, solidario y eficaz está para darle pelea a cualquiera, y lógicamente mejorar en mucho su lugar en la tabla de posiciones.
Víctor Marinelli

Firmar el libro de visitas