Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers sorprendido por Puerto Nuevo debió conformarse con un empate sin goles. Próxima Fecha: Dep. Paraguayo-Liniers (En el Juan A. Arias, estadio compartido).

lunes, 13 de septiembre de 2010

SEGUIMOS EN LO MAS ALTO

La Topadora no se detiene. Continúa dando muestras elocuentes de su encantador estilo de juego. Atildado. De tono elevado. Y demostrando también que posee la entereza para superar situaciones adversas. Como la que tuvo que transigir en los primeros minutos del encuentro que disputó frente a Sacachispas. Es que, el elenco de Villa Soldati tomó el rol protagónico desde el comienzo. No fue un violín. Pero sonó bastante bien. El hábil Cristian Vergara estuvo muy movedizo. A él cometieron la falta que derivó en el tiro libre, que Javier Vargas transformó en gol cuando apenas iban disputados dos minutos de juego. La defensa de Liniers soportó algunas acciones peligrosas. A los 4 y a los 8 minutos, Marcos Fernández tuvo que intervenir para despejar el peligro ante sendos remates de Julio Sotelo que tenían destino de red. No obstante, el “Lila” mostró casi todo su potencial en esos primeros diez minutos. Luego declinó. En parte, por la errónea idea de jugar en función del resultado. Pero, por sobre todas las cosas, porque el “Celeste” empezó a funcionar como lo venimos viendo desde hace rato. Y en la primera acción de riesgo el equipo dirigido por Osvaldo Ruggero no perdonó. Luis Stansiola fue derribado a unos 25 metros aproximadamente del arco local. Distancia ideal para que Silvio Fuentes envíe el balón al punto penal y Juan Brunetti de cabeza consiga la transitoria igualdad. Ocurrió a los 17 minutos y a partir de ese momento "La Topadora” impuso su ritmo de juego. Incluso, pudo irse al descanso en ventaja. Nilo Vigna, a los 26, contó con una chance para desnivelar, pero su disparo cruzado con pierna derecha salió cerca de uno de los palos. También Silvio Fuentes probó de media distancia. En una oportunidad su remate se fue apenas alto, y en la otra contuvo Marcos Fasanella. Liniers comenzó la segunda etapa con el mismo ritmo. No confundió vértigo con velocidad. Siguió con su inalterable singularidad de equipo ofensivo. A los 2 minutos, Stansiola habilitó a Vigna y éste dentro del área elevó su remate. A esa altura, Liniers ya había hecho suficientes méritos para estar adelante en el marcador. Sin embargo, Sacachispas respondió inmediatamente con una maniobra de Matías Larretchart, que finalmente el delantero no supo definir ante la salida de Marcos Fernández. Pero si había un equipo que estaba mucho más cerca de desnivelar, ese era Liniers. Y a los 22 minutos llegó: luego de una formidable triangulación en que llegaron a tocar la pelota cinco jugadores, Román Gnocchi habilitó a Brunetti que, ante la férrea marca de Darío Carpintero, entró al área. Allí, envió un preciso centro para la llegada de Hugo Palmerola, que con un toque corto cedió el balón a Gnocchi, y el gestor inicial de la jugada definió con un estupendo remate de derecha. Liniers recuperó la calma y bien sabemos todos lo que rinde este equipo cuando no lo acucian necesidades de triunfo. Igualmente, continuó con su habitual ritmo, de toque, de circulación bien entendida. Sabedor de que Sacachispas tendría que volver a insistir en procura del empate. El “Lila”, que ya había agotado los cambios a los 24 minutos, se jugó en ataque con mucho afán. Pero con escasos argumentos para intentar arrebatarle al “Celeste” lo que se veía venir. Brunetti, a los 29, pudo haber aumentado el resultado. Y, si bien, Marcos Fernández contuvo brillantemente un cabezazo de Carpintero sobre el final del encuentro, Liniers se llevó merecidamente los tres puntos de Villa Soldati con garra, temple, pero también con un fútbol de excepción.
Héctor Quatrida

No hay comentarios:

Firmar el libro de visitas