Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers hizo todo para ganar pero no pudo dar vuelta la serie frente a Real Pilar que terminó ascendiendo. Gran reconocimiento del público al esfuerzo del equipo.

sábado, 22 de junio de 2019

LINIERS NO PUDO ALCANZAR EL OBJETIVO

Una sensación ambivalente en el final para quienes seguimos a Liniers: orgullo por un lado hacia el plantel que dejó todo en la cancha y que fue ampliamente reconocido por el numeroso público que copó el Juan Antonio Arias. Decepción por el otro: El Celeste tenía todo en sus manos para ascender, pero por errores propios en el primer encuentro dejó escapar la chance. Tal vez no se comprendió de parte de la conducción técnica de que en sus manos tenía al más grande de la categoría y planteó ese partido con mentalidad de equipo chico.


Los primeros minutos fueron de estudio. Casi sin aproximaciones a los arcos, pero con intenciones opuestas: Real Pilar, sólido en defensa, con Maraia ganando todas, y demorando en cuanta ocasión apareciese, y Liniers con la posesión, manteniendo la paciencia y el orden, pero sin encontrar los espacios, y teniendo tras de sí la pesada carga de remontar dos goles. Szerdi fue el que más buscó, Sellecchia no pudo desequilibrar y se intentó con las proyecciones de Vidal o el empuje de Basualdo. Recién cerca de la media hora apareció Galván con un cabezazo que desvió por arriba Sultani en la única llegada celeste. Por el contrario Real Pilar sobre el final tuvo las más claras en un par de apariciones de Trovento que exigieron a Acosta.

La Topadora salió a quemar las naves en el complemento en el convencimiento que marcar el primer gol significaría muchísimo. Apenas iniciada la etapa Lynch asistió a Basualdo cuyo remate se fue muy cerca del poste izquierdo. La visita definitivamente cerrado en defensa resistió en su campo. La figura del arquero Sultani comenzó a cobrar gran dimensión. A los 13 luego de varios peloteos dentro del área respondió con acierto ante un remate de Vidal, siempre mirando al arco de enfrente. Los cambios para la segunda mitad de la etapa le permitieron a Liniers volcar definitivamente el partido contra el arco visitante, más allá que no fue del todo felíz haberse privado del goleador Sellecchia para los últimos minutos. Sultani inició una serie de atajadas decisivas que le permitieron mantener el cero en su arco. La primera a los 27 ante un cabezazo de Willian Giménez, luego ante un disparo de Alan González sobre su izquierda, más tarde por arriba ante un envío de Szerdi y finalmente ante otro envío de cabeza, esta vez de Duarte. Situaciones clarísimas para Liniers y atajadas soberbias del arquero. Ya en el descuento fue el travesaño que devolvió un zapatazo de Potarski. Fue todo de Liniers que se acordó tarde. Real Pilar se fue festejando.

Lo más emotivo de la tarde fue el reconocimiento de los casi 2.000 hinchas que se dieron cita en Villegas, que se prolongó con el aplauso a cada jugador cuando salieron del vestuario.

Los pilarenses, que se burlaron del reglamento jugando todo el torneo con varios profesionales al amparo de un Tribunal de Disciplina que les convalidó todo lo actuado, sin ser más a los largo de los 180 minutos se llevaron el premio mayor.

Para Liniers queda el balance de una temporada que no arrancó bien con César Aguirre, y que se fue encaminando con la llegada del Damián Troncoso. No dio para alcanzar a Argentino de Merlo, pero si daba mucho para llevarse el Reducido.
Víctor Marinelli

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy acertado su comentario sr Marinelli, pero se acuerdan lo que les dije por este medio que traiamos a un entrenador con descensos, y que se borró en las finales con cambios para el cara... que Liniers le quedó grande, se acuerdan también cuando les dije que buscaramos a Ruggiero o a Saita, porque no nos consultan o no leen los comentarios de lo que queremos, se acuerdan mi frase de que feliz me hicistes en Atlas, no hablo más y me despido de este medio, pero señores como dice el periodista LINIERS ES UN GRANDE, busquemos un grande, tambien hay que darse cuenta que algunos jugadores les quedo grande la final, pero mas a la familia TRONCOSO

Anónimo dijo...

Una trise tarde en Villegas. Triste porque parecía que quien tenía historia era nuestros contrarios.Y nosotros un tibio equipo. Tibio por la forma en que se jugó de visitante, tibio por los planteos especulativos del cuerpo técnico.Si bien los apretamos contra su arco, nunca una jugada mano a mano con el arquero, nunca una llega por afuera, que hiciera que la defensa cerrada del monarca se abriera. Y así era muy difícil. Y así terminamos resignando el ascenso.
Lo que no me resigno es a renovar mi fe en la topadora, claro está, con un cuerpo técnico que esté a la altura de nuestro dirigentes, de nuestro periodista, que supera el subjetivismo, para analizar con la objetividad que se necesita. Felicito a los jugadores que dejaron en la cancha lo que hay que dejar en una final. Estoy seguro que con una conducción técnica que sepa quien es Liniers, volveremos a tener esa tarde gloriosa, como fue el ascenso ante Atlás y de visitante.

Anónimo dijo...

Mire el video motivador antes de la final. Y hoy volví a mirarlo. Yo estaba detrás del alambrado. Al lado de la señora de Cáceres. Lloramos juntos en el tercer gol. Lloramos todos de la inmensa alegría. Yo quiero esto para mi Liniers. Me lo dio un equipo. Porque para esa final fuimos uno equipo, el mas grande. Ruego a Dios que se ilumine la comisión y, traigan a los que nos condujeron a la gloria.Los ví varias veces en la varias veces en nuestra cancha en la tribuna, es hora que pegen el salto al banco de liniers.
Lo pide la hinchada que no es cosa menor.

Anónimo dijo...

Como jugador de Liniers agradezco que esta página sea anonima y pueda comentar lo que siento, vi fotos de mi querido tecnico viendo a Argentina en Brasil, y me gustaria preguntarle de que se ríe, cuando yo hace desde el jueves que ni salgo a la calle de bronca, de verguenza, de odio, nos gano REAL PILAR y usted se da el lujo de reirse, borra jugadores, despues los pone, ojalá no me tenga en cuenta y me voy.





Firmar el libro de visitas