Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers se despidió del año con un empate sin goles frente a Central Ballester. El equipo no alcanzó el nivel de los últimos partidos y pasó apuros sobre el final. Próxima Fecha: Cambaceres-Liniers (primer semana de febrero 2019).

domingo, 27 de mayo de 2018

LA DEFINICION QUEDO ABIERTA

En los primeros 90 minutos, igualaron sin goles Liniers y Lamadrid. Uno estuvo más cerca (Liniers) el otro, en inferioridad numérica, hizo su negocio (Lamadrid). Los dos se guardaron mucho para la revancha.


Clima de final. Un partido de ajedrez, en que un error se paga con la eliminación. Arrancó mejor Lamadrid cortando los circuitos en el medio. Liniers no se sintió cómodo y mostró nerviosismo en los primeros minutos. A los 14 un soberbio tiro libre de De Vito dio en el horizontal y se fue por arriba. Viggiano por derecha complicaba a Vidal y Cheppi no estaba del todo seguro en las pelotas aéreas. Pero pasado el cuarto de hora la historia comenzó a cambiar. El primer intento fue de Basualdo liberándose de su marcador y rematando cerca del poste izquierdo. Luego a los 23 llegó la justificada expulsión de Reyna por alevosa infracción a Hvala estando amonestado. Sarandeses bajó a rearmar la línea de 4. El partido 11 contra 10 significó una apuesta aún más defensiva de Lamadrid, ya definitivamente jugado a no perder. El equipo carcelero cerró espacios y armó una muralla casi impenetrable. Liniers debió recurrir a través de Szerdi al envío de media distancia. A los 27 llegó una jugada que pudo ser decisiva. En el único error defensivo celeste, el árbitro Gonzalo Pereira no sancionó una infracción de Cheppi a Viggiano dentro del área. Liniers acentuó su dominio, pero sin la fluidez de otras tardes en virtud del buen trabajo visitante del medio hacia atrás. Sobre el final Szerdi generó dos situaciones muy claras, primero penetrando por izquierda pero definiendo sin justeza y luego dentro del área exigiendo al arquero que de manera magnífica evitó con su pecho el tanto de apertura. La figura del arquero Néstor Acosta comenzaba a crecer.

A lo largo del segundo tiempo se acentuó el dominio local al tiempo que la visita empleaba todo tipo de recursos para enfriar al amparo de un árbitro que no estuvo del todo exigente. La única intervención de Cheppi fue por algún remate lejano. Todo fue de Liniers que chocó contra el orden defensivo visitante y la gran actuación de su arquero. Paiva primero, Basualdo con una chilena después, vieron esfumarse sus chances ante intervenciones de Acosta. César Aguirre jugó una de sus cartas importantes con el ingreso de Hugo López (una molestia le impidió estar desde el comienzo). Liniers ratificó su ambición y se adelantó a pura decisión encerrando a Lamadrid. A los 24 se produjo la situación más clara cuando Szerdi le sirvió el gol al ingresado López y la pelota salió a centímetros. La pelota detenida no dio réditos y las ideas escasearon. Sobre el final una indecisión en el fondo de Liniers pudo costarle caro. Festejó el empate Lamadrid.
No hay dudas que a lo largo del partido Liniers fue el único que quiso y mereció ganar, generó lo necesario para una ventaja mínima, al margen de los méritos del visitante en el arte de defender.

Quedan así, como diría un cronista español, “con las espadas en alto” para el desquite. Apenas se jugó lo que podría asimilarse a un primer tiempo de un partido de 180 minutos.

Se palpita un final muy cerrado, y la posibilidad de definir por penales no es tan aventurada. Liniers tiene revancha y esperanza, como en tantos éxitos que hicieron historia.

Víctor Marinelli

No hay comentarios:

Firmar el libro de visitas