Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers no pudo quebrar a Muñiz. Fue 0 a 0 a pesar de contar con las mejores chances. Próxima Fecha: Martes 15.30 hs. Liniers-Central Ballester.

lunes, 17 de abril de 2017

LINIERS LE TIRO TODA LA CHAPA A ATLAS PARA LIQUIDARLO CON SUFICIENCIA

En el fútbol, aunque muchos no crean, la historia tiene su peso. La estirpe, la camiseta, la cancha, los valores éticos, invisiblemente parecen jugar también los partidos. Liniers en su mejor producción del campeonato superó de punta a punta al empinado Atlas, que una vez más quedó lamentando por las cuestiones anecdóticas de cualquier partido. El fútbol lo que te dá también te lo saca…


La Topadora salió con el cuchillo entre los dientes. Concentrado y agresivo. A los 8 Mendoza tomó un rebote y con impactante derechazo la clavó junto al palo izquierdo de Roa. Inmediatamente el arquero visitante evitó el segundo ante una llegada de Romero. Con voraz ambición La Topadora buscó ampliar. Sin embargo en su primer llegada Godoy desde la derecha con remate cruzado igualó el partido. Instantes de zozobra, Atlas comenzó a mostrar su repertorio y buscó por el sector derecho a través del tándem Gómez-Godoy y por izquierda se hacían peligrosas las llegadas de Cano. A los 29 Ferrario encendió la luz roja con un remate que Cabrera controló en gran forma. Liniers por su parte se hacía profundo por derecha con Szerdi, mientras que Maldonado complicaba por el otro sector y Tiedemann luchaba y luchaba por adentro, bancando la rudeza de Pardo. A los 32 en jugada de pelota parada llegó un córner de Braian Cáceres, falló el arquero, y el cabezado por el segundo palo de Potarski terminó en el fondo de la red. Inmediatamente Prado agredió a Paiva con un codazo y vio la roja. Se discutió la gravedad del hecho que pudo haber terminado también en amarilla. Enloquecido Atlas dio ventajas y Liniers tuvo chances de marcar el tercero: Coronel se enredó en el área mano a mano con el arquero y luego se lo perdieron Maldonado y Potarski de cabeza con la fórmula de la pelota detenida.

En el segundo tiempo Liniers no cejó en su intento de rematar el partido. Santiago Szerdi se convirtió en la figura de la cancha llegando hasta el fondo y colocando numerosas pelotas de gol. Atlas demostró su envergadura y al influjo de Alcaráz buscó el empate pero chocó con la firmeza de una defensa sin altibajos. Potarski el abanderado, pero todos acompañaron con solvencia, especialmente Allende, de un corazón enorme. La visita prácticamente no pudo generar situaciones de gol y dejó espacios, al tiempo que la magia de Braian Cáceres marcando el rumbo. Espacios para atacar y sensación de peligro. Luego de un par de asistencias de Szerdi que Maldonado no pudo concretar, apareció Cáceres con su zurdita y a los 32 casi marca el tercero rematando por arriba. Gauna, el goleador del marrón, pasó casi desapercibido en función de la eficiente marca de Potarski. A los 36 inesperadamente el delantero le aplicó terrible golpe al defensor celeste que terminó con la cabeza vendada. El árbitro originalmente no vio con exactitud la agresión, consultó con el línea, vio la cabeza de Potarski y tomó con la decisión correcta de expulsar a Gauna, que se fue mascullando de impotencia. Enceguecido Atlas quedó a merced del nocaut. En el descuento Braian Cáceres recibió de Willian Giménez para vencer a Roa y liquidar el partido. Sobre el final hasta pudo llegar el cuarto con Atlas totalmente regalado.

Liniers lo ganó de punta a punta. Redujo a la mínima expresión a un rival de envergadura, que hasta este partido peleaba el título. Triunfo gravitante en esta remontada con grandes actuaciones como Szerdi, rápido y profundo, que jugó el partido de su vida; Potarski una muralla como siempre; Braian Cáceres subrayó otro de los puntos altos; Allende, Mendoza y todos los demás sabían bien cómo había que jugar este partido: como una final.

Sin dudas una inyección para lo que se viene, en un plantel que demostró temple, buen juego y jerarquía, que va a dejar la piel en la cancha, por más que desde un escritorio le hayan sacado casi la mitad de los puntos cabalmente ganados. El efecto, queda claro, fue un acicate para superar cualquier obstáculo y llegar al objetivo más alto que es el ascenso. Ahora más que nunca.

Víctor Marinelli

No hay comentarios:

Firmar el libro de visitas