Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers consiguió un nuevo triunfo en su segundo amistoso. Venció 2 a 0 a Sportivo Zavalía con goles de Tiedemann y Szerdi. Los suplentes hicieron lo propio por idéntico resultado con tantos de Paoluccio y Albornoz. Incorporaciones: Lucas Tiedemann, Eduardo Mendoza y Santiago Szerdi. Se desvincularon: Matías Fleitas, Maximiliano Castano, Adrián Espínola, Matías Cantero, Pablo Ocampo, Lucas Velázquez y Sergio Forti.

sábado, 17 de octubre de 2015

ESPERANZAS REDUCIDAS

Liniers perdió casi todas sus chances de llegar al ascenso directo y deberá abocarse a ganar el Reducido. Esta vez frente a un enjundioso Lugano por errores propios terminó con las manos vacías. Le sobró voluntad, le faltó inteligencia y también Oscar Romero.

El mal estado del campo de juego, un fuerte viento que complicaba manejar con criterio el balón y un pobre arbitraje de Sebastián Zunino, que no sancionó con el mismo criterio situaciones del juego similares, completaron un panorama desfavorable para las necesidades celestes.

El primer tiempo fue vertiginoso. A los 9 minutos Paoluccio, asistido por Ortíz López, definió por arriba del arquero y convirtió el primero. Un comienzo prometedor para La Topadora, pero el partido de a poco comenzó a complicarse. A los 19 en una réplica, con Liniers mal parado, llegó la pierna fuerte de Matías López dentro del área que derivó en el penal transformado en empate por Lucas Torres, una de las figuras de Lugano. Sintió el impacto el celeste, que extrañó horrores a Romero en el medio, toda vez que fue el local dueño de la zona central, con Pablo Gallardo que fue creciendo en rendimiento. Encima el equipo dio ventajas sobre el sector derecho y jugó al pelotazo, que no es su fuerte. Sobre la media hora se puso en ventaja el Naranja a través de Basualdo con impecable remate cruzado, donde nuevamente Liniers dejó una franja libre. Pero la respuesta fue inmediata a través de un córner de Paoluccio y el certero cabezazo de Matías López. El partido se hizo de ida y vuelta, Liniers con la iniciativa y buscando desnivelar, pero Lugano siempre manteniendo la guardia en alto y hasta con chances de marcar el tercero, como a través de Torres con un impactante zapatazo que Cabrera alcanzó a enviar sobre el horizontal. A los 42 llegó la roja directa para el Polaco Ortíz López, en decisión apresurada del árbitro que vio equivocadamente un codo con mala intención. Circunstancia gravitante en el partido.

Con un hombre menos para todo el segundo tiempo, el técnico Saitta jugó sus cartas con un delantero más (Cardozo), retrasando unos metros a Coronel y luego produjo los ingresos de Cachi López y de Gonzalo Galeano. Pero sumar gente en ofensiva de poco valió. Liniers fue un equipo largo, que con el correr de los minutos, a pesar de su esfuerzo, careció de ideas y claridad. Desaprovechó la inseguridad defensiva de Lugano, incluyendo la de su arquero. No supo pensar el partido. El nerviosismo lo terminó consumiendo y terminó facilitándole la tarea a Lugano, que parado de contra tuvo espacios y posibilidades de ampliar, llegando especialmente por el lado de Avalos. El goleador Martín Ruíz remató cerca de un poste, y Cabrera brillantemente le tapó un mano a mano a Torres. Sobre el final, Liniers tuvo dos chances muy claras. Primero fue el arquero De Giuli ante un remate de Coronel y luego Pardo se perdió el gol rematando desviado desde posición inmejorable. Ya con el celeste jugado, llegó el tercer gol local en jugada personal de Ruíz que definió de manera eficiente.

El tercer gol tiene su implicancia en la definición, porque ahora no sólo Liniers dejó casi todas sus chances al campeonato, sino que por diferencia de gol pasó Atlas a ocupar el segundo lugar, que clasifica para la próxima Copa Argentina y cuenta con ventaja deportiva en el Reducido.

Llega la hora de barajar y dar de nuevo. En la segunda rueda del torneo el equipo perdió consistencia, especialmente en la faz defensiva que era su fuerte. Dejó puntos importantes frente a rivales de menor cuantía y ahora deberá recuperar el nivel para afrontar la serie final, donde volver a cometer errores será lapidario.

Víctor Marinelli 

Firmar el libro de visitas