Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

El domingo 2 de Julio Liniers cumple 86 años de vida. El 10 de Julio retoma el plantel los entrenamientos. Todavía no hay altas ni bajas.

domingo, 20 de septiembre de 2015

LINIERS NO SALE DEL DRAMA

La mañana pintaba para la recuperación. Centro Español armando a duras penas un equipo para poder cumplir con su actuación en el torneo, presentando sólo 4 suplentes, sin contar con arquero sustituto, último en la tabla, ganando puntos que luego pierde en un escritorio y virtualmente desafiliado, era el plato ideal. Pero una vez más, como viene ocurriendo en los últimos partidos, Liniers cae en sus propios fantasmas y termina siendo un cúmulo de individualidades que en definitiva sucumben sin pena ni gloria.

El primer aviso de que el partido tendría complicaciones lo dio un remate de Retamozo, apenas comenzado el partido, que se fue apenas arriba del travesaño. Respondió Liniers en los minutos siguientes, que fueron los mejores momentos del celeste. El Polaco Ortíz López exigió dos veces a De Rosa, y Cachi López remató cerca de un poste. Sin embargo, cerca del cuarto de hora Centro Español Cabrera salvó un gol olímpico de Alejandro Martínez. Luego el equipo gallego reclamó infracción dentro del área a Bozo, que luego se perdió el tanto de apertura solo frente al arco. Liniers tuvo la pelota, pero no inquietó el arco rival. La falta de precisión fue absoluta. Las ganas y buenas intensiones de Cachi López no tuvieron compañía, solamente Romero apuntalando en el medio y Ortíz López debatiendose en soledad adelante completaban un panorama que venía huérfano de fútbol. Sobre el final del período por dos veces Héctor Cabrera evitó el gol, primero ante un tiro libre de Martínez y luego, tras el rebote, frente a Leonardo Gómez.

Apenas iniciado el complemento, una jugada que viene siendo figurita repetida en los últimos partidos: adelantamiento de Coronel, nadie cubre sus espaldas, y pelotazo al puntero rival que termina convirtiendo. Esta vez fue Leonardo Gómez el que remató al arco y Allende (que lamentablemente está pasando por un grave problema familiar, y tal vez anímicamente no estaba para jugar) se enredó y venció su propio arco. A partir del gol, fue insistente el dominio de Liniers, pero sin ninguna determinación ofensiva. Tan sólo esfuerzos individuales. Los cambios poco propiciaron en cambiar el panorama. Ni aún haber quedado con un jugador menos la visita mejoró la situación. Paoluccio con un remate que dio en la parte externa del poste izquierdo, Galeano, que recibió de Ortíz López y remató desviado desde posición inmejorable, y un cabezazo por arriba de Coronel al final, fueron los únicos acercamientos al arco visitante. En cambio, Centro de contra fue más peligroso, y por dos veces Tato Cabrera evitó el segundo ante envíos de Leonardo Gómez y en la hora de Retamozo. Liniers fue toda impotencia. Allende vio la roja por agredir a Valdez. Un dignísimo Centro Español ganó con total legitimidad y hasta se quedó corto en el resultado, resultando Tato Cabrera la figura celeste. No hizo cambios, terminó con uno menos y hasta con Leonardo Gómez en inferioridad física.

Panorama preocupante de cara al cierre del torneo. Caía vertical del equipo en las últimas fechas. Es hora de cambiar de dibujo táctico y volver a las fuentes. Ausente por un par de semanas Braian Cáceres, su reemplazante natural Matías Cantero no ha llegado al nivel que supo demostrar. Jugar con enganche entonces no parece razonable. A ello se suma la segura ausencia de Allende, Pardo deberá cumplir una semana más de suspensión y Paiva habrá que ver si está a la orden de su molestia para volver el próximo partido.

Centro Español tiene varios jugadores inhabilitados y Liniers terminará quedándose con los puntos. Pero esto no cambia nada. Hasta parece ser una mueca tragicómica.

Frente a tantas oportunidades que se presentan, dejar pasar nuevamente el tren será imperdonable. En Rosario se sabrá si el equipo es capaz de revertir este mal momento.

Víctor Marinelli

No hay comentarios:

Firmar el libro de visitas