Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers no puso salir del cero en Devoto ante Lamadrid. Expulsado Santiago Szerdi. Próxima Fecha: Jueves 30, 16 hs. Victoriano Arenas-Liniers.

domingo, 19 de julio de 2015

LINIERS LO GANO DE PUNTA A PUNTA

La sensación antes de comenzar el partido fue que Liniers comenzó a ganar el partido desde el vestuario.

El grito fuerte y convincente que se escuchaba en la arenga previa, se prolongaba hacia los rostros concentrados de los jugadores que asomaban al campo de juego. Por el contrario, desde el otro camarín, Néstor Retamar le reclamaba a sus jugadores “no tenerle miedo a la punta”.

Y todo fue muy clarito apenas Jorge Broggi pitó el arranque. Liniers impuso inmediatamente condiciones. Con temperamento, juego asociado y penetración por las bandas, fue socavando a una defensa inestable. Sin embargo Atlas de ninguna manera se sintió un partenaire, y a los 11 produjo la primer acción clara de riesgo con un remate de Gauna frente al arco que se fue por arriba del horizontal. Más tarde nuevos centros llovieron sobre la valla de Quaranta, que pasó momentos de zozobra. Pasada la primer mitad de la etapa se hizo gravitante el trabajo de Eduardo Mendoza en el medio y Juan Ortíz López, imparable arriba. Liniers buscó por derecha con las proyecciones de Allende y Cachi López, por izquierda, Coronel marcaba el camino con centros cruzados hacia el área. Atlas recurrió al juego fuerte al verse superado. Braian Cáceres, sin ser desequilibrante, tuvo la primer opción clara llevando el balón con la derecha y rematando de zurda cerca de un poste. A los 28 en jugada preparada, Cachi López envió centro sobre el área, desvió Paoluccio y Coronel, de derecha, marcó el tanto de apertura. Atlas, sin la ductilidad en el juego, pero con empuje,  buscó sin éxito llegar a través de Cristofanelli, su jugador más influyente. Pasaron 11 minutos y una gran asistencia de Coronel encontró dentro del área chica al Polaco Ortíz López para dejar parado a Marcos Fernández. Dos goles y al descanso.

Era sabido que la visita buscaría denodadamente descontar, y que también aparecerían los espacios. El gol de Atlas llegó a través de Gauna tras un centro de Fuentes, en jugada donde la defensa celeste no estuvo feliz. Se quebró así la racha de permanencia con el arco en cero de Nicolás Quaranta que llegó a 847 minutos (sumando 3 partidos y un pico de Paraguayo). Atlas no tuvo tiempo para el envión anímico, fue la reacción celeste la que no se hizo esperar, que redobló esfuerzos para llegar a un nuevo tanto. Primero fue Cachi López que encontró las manos de Marcos Fernández, luego apareció Paoluccio, otro de los destacables, rematando cerca de un poste. Pasado el cuarto de hora el Marrón se quedó con uno menos por una fuerte infracción de Báez sobre Allende. Inmediatamente Vallejos siguió de largo ante un amague de Ortíz López, que rápidamente asistió a Paoluccio cuyo remate dio en el poste izquierdo, el rebote lo capturó el incansable goleador celeste para marcar el tercero. El partido parecía comenzar a definirse, con sensación de peligro inminente en el arco de Fernández. Pero Atlas con esfuerzo, lucha y un hombre menos alcanzó el descuento cuando faltaban 12 minutos. Fue a través de Torres, aprovechando un tiro libre de Gauna y el rebote en Quaranta, y una defensa que nuevamente dejó dudas. El origen fue una supuesta infracción de Paiva, en el único error importante de Broggi. Dramatismo  hasta el final. Ni el tiro libre de Mendoza en el poste llevó alivio al celeste, que a pesar de ser superior a lo largo del encuentro (duplicó en situaciones de gol a su rival) debió sufrir hasta el último instante de los 4 minutos adicionados,  cuando en dos estupendas atajadas Nicolás Quaranta evitó el empate.

El festejo fue interminable. Liniers sabía la importancia de los puntos en juego y la envergadura del rival. Los buenos síntomas demostrados en el partido anterior se concretaron en éste. El equipo lo jugó como una final, con la figura rutilante de Juan Ortíz López, que junto a sus compañeros dejaron la piel en la cancha. Había que recuperar la punta y se logró. Con ambición y estilo. Con fútbol del que sirve, el de la pelota al piso y mirando al arco de enfrente; con inteligencia, sacrificio y una fortaleza anímica terrible.

La sensación luego de terminado el partido es que con este triunfo Liniers comenzó a ganar el campeonato.

Víctor Marinelli


Firmar el libro de visitas