Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Liniers jugará su tercer amistoso frente a los titulares de Laferrere en el Polideportivo de Lafe (Ruta 21 y Cristianía) el sábado a partir de las 9.30 hs. Incorporaciones: Lucas Tiedemann, Eduardo Mendoza y Santiago Szerdi. Se desvincularon: Matías Fleitas, Maximiliano Castano, Adrián Espínola, Matías Cantero, Pablo Ocampo, Lucas Velázquez y Sergio Forti.

jueves, 12 de septiembre de 2013

PARA SEGUIR EN CARRERA

“La Topadora" pudo recuperarse de la opaca actuación de la fecha anterior, y conseguir los tres puntos que le permiten continuar en una posición expectante. La victoria por dos a uno ante J. J. Urquiza no fue una tarea sencilla. Fue un partido duro. Complicado. Y hubo que bregar demasiado con un digno adversario que nunca se dio por vencido.

Comenzó mejor el conjunto visitante. A los quince minutos se adelantó en el marcador a través de Leonardo Álvarez –de buen partido-, tras un preciso centro de Marco Cáceres a la altura del punto penal. Seis minutos más tarde el goleador del “Jota” pudo haber ampliado la cifra con otro buen cabezazo esquinado, pero esta vez Mariano Monllor alcanzó a desviar con gran esfuerzo cuando el balón estaba por ingresar junto al palo derecho. De a poco Liniers fue emparejando las acciones y aproximándose a la valla defendida por Diego Córdoba. Cuando se cumplía el minutos veintisiete Marcos Doracio reventó el travesaño, tras una gran habilitación de Ernesto Banegas. Y diez minutos después llegó la transitoria igualdad: Doracio encaró hacia el área, habilitó a Palmerola, y luego de un rebote, el esférico le quedó a Gustavo Cano que definió de primera. Enseguida la visita intentó reaccionar con un remate de Marcelino Prol, que Monllor envió al tiro de esquina. También probó Ernesto Banegas de media distancia, aunque el disparo salió apenas alto. Con esa imagen se fueron al descanso. Fue un arduo primer tiempo en el cual los dos equipos trabajaron en el medio. Intentando ahogar al rival en la salida. Quitándole espacios para moverse. Ninguno regaló un solo centímetro.

En la etapa complementaria Liniers continuó con la presión en todos los sectores del campo con la misma dinámica ejercida en la última parte del primer tiempo. Por momentos el ritmo fue infernal. Se veía que el conjunto de Loma Hermosa iba perdiendo metros. Poco a poco Liniers fue derrumbando el mecanismo rival. Al mismo tiempo comenzamos a notar que en la libreta de apuntes habíamos anotado más ocasiones de gol a favor del “Celeste” de Villegas. Dos veces Juan Coassini estuvo a punto de desnivelar. La primera con un formidable cabezazo que el arquero Córdoba, en gran estirada, envió al corner. Y la siguiente, tras un tiro de esquina ejecutado por Ernesto Banegas, le dio como venía y el disparo se fue apenas desviado. Pero inmediatamente la “Topadora” alcanzó el desnivel: Sobre los dieciocho minutos, de un lateral hecho por Alejandro Cuevas, y tras unos rebotes en el área, el balón le quedó a Hugo Palmerola que alcanzó a conectar con el empeine del botín diestro para convertir el segundo tanto. Instantes después de la conquista, nuevamente Palmerola pudo haber concretado con un potente remate dentro del área penal que se perdió por el horizontal.

La visita, con ideas poco claras, pero con mucho ahínco, se multiplicó en esfuerzos para tratar de obtener la igualdad. Y hasta contó con una oportunidad para marcar a través del ingresado Jonathan Lezcano; pero Monllor acreditó sus reflejos e impidió cualquier tipo de infortunio.

El final se acercaba y Liniers se iba convenciendo de que era cuestión de minutos la victoria. No obstante, el equipo siguió sin aflojar. Tenso. Con la misma fuerza, convicción y concentración que evidenció en la mayor parte del encuentro. El rival se dio cuenta que ya nada podía hacer. Que había jugado todas sus barajas y no le quedaba ninguna en la manga.

Ganó Liniers. Y no es poco. Un partido que se presentó intrincado. Es cierto. Pero el equipo pudo sortear las complejidades del caso. No hubo figuras para el asombro. El conjunto fue más que todos. Y esto es lo más importante. Para ver en el futuro una formación con una solidez siempre difícil de conseguir.


Héctor Quatrida

Firmar el libro de visitas