Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Gran partido en Merlo Norte. Liniers visita a Argentino el martes desde las 20.30 hs. con la punta en juego. Próxima Fecha: Sábado 17.00 hs. Liniers-Lugano.

domingo, 12 de mayo de 2013

BRESBA FUE UN ESCOLLO INSALVABLE

La Topadora dejó su serie invicta de 12 partidos en manos del campeón UAI Urquiza, que actuó con un equipo alternativo.
El frío detalle anterior encierra las circunstancias a considerar. Liniers no desentonó, si bien no tuvo la efectividad de otras tardes y se encontró con un arquero rival que tuvo una tarde inolvidable, pero también chocó contra un escollo insalvable: el árbitro Sebastián Bresba.
No es la primera vez que hacemos mención a sus pobres desempeños. Esta vez superó lo inimaginable. Tuvo dos colaboradores inefables en sus desaciertos: Néstor Herrera y Sebastián Avellaneda. Como es su norma Bresba buscó el protagonismo. Su lema es que en la cancha el único con derecho a hablar es él, caso contrario las amarillas estarán a la orden del día. Y muy por el contrario, una infracción, por más alevosa que sea, seguramente tendrá un siga.. siga.. como respuesta. Esta situación genera el nerviosismo lógico de los jugadores. En la tarde de Villegas empleó a rajatabla su equivocado criterio. Más aún, tuvo la colaboración del primer línea Néstor Herrera, levantando siempre la banderita cuando no correspondía y de Sebastián Avellaneda, que advirtió a Bresba en la expulsión del Médico de Liniers !!! El motivo aún se desconoce. Pero el colofón al bochornoso desempeño del árbitro fueron dos jugadas puntuales. Un claro penal de Martín Ortíz a Lucas Asconape apenas iniciado el complemento y un legítimo gol de Ezequiel Argüello no sancionado, cuando la pelota había traspuesto completamente la línea del arco.
Hechas las salvedades del caso, el partido tuvo una gran intensidad. UAI Urquiza, en un descuido defensivo, aprovechó a los 12 para ponerse en ventaja por intermedio de Ferreira, que superó a Monllor con remate esquinado. Le costó ordenarse a Liniers. La visita se agrupó con acierto del medio hacia atrás, al margen de algunas dudas defensivas. En última instancia estuvo siempre Pietrobono para evitar males mayores. Liniers dominó pero abusó del pelotazo buscando a Rizzo. El delantero en un par de ocasiones ganó en las alturas, y Asconape tuvo la más clara en un zurdazo que se perdió apenas arriba del horizontal. Pietrobono volvió a demostrar sus reflejos frente a un remate de media distancia de Lipo, y acto seguido respondió ante un cabezazo de Asconape. UAI Urquiza fue efectivo en su única llegada.
El complemento arrancó con el penal ignorado por Bresba, antes apuntado. En su intención de buscar el empate, Liniers se descuidó atrás. Dejó espacios que UAI aprovechó. El dominio celeste fue abrumador, pero la falta de claridad también. Rizzo por dos veces tuvo el empate, especialmente en un cabezazo que se perdió muy cerca del arco y una media vuelta Asconape se fue cerca del poste izquierdo. La Topadora se repitió en centros, Pietrobono, se erigió en figura excluyente. Pero el arquero cometió un error: Pasada la media hora, intentó en retroceso contener  un remate bombeado de Argüello y se introdujo con la pelota dentro del arco. Allí apareció Bresba para resolver equivocadamente la incidencia que hubiese significado el empate. Por el otro lado no menos descollante fue la actuación de Monllor, que tuvo varios mano a mano con delanteros visitantes, que llegaban libres a posición de gol.
La insistencia de Liniers durante todo el partido no tuvo efecto. No mereció de manera alguna irse con las manos vacías. El traspié no empaña en nada todo lo bueno hecho en el año. Es más, lo resalta frente al campeón UAI Urquiza, que demostró quedarle a medida el título, no sólo por sus titulares, sino también por sus suplentes.
A pesar de todo Liniers se fue ovacionado. No correspondía otra recompensa que el aplauso.
Víctor Marinelli


1 comentario:

Anónimo dijo...

PERDON PERO NADIE OVACIONO A LINIERS SOLO LOS ALENTAMOS, ME CONSTA PORQUE YO ESTABA EN LA TRIBUNA...

Firmar el libro de visitas