Liniers en Ascenso
Image by Cool Text: Logo and Button Generator - Create Your Own Logo

Ráfaga letal de La Topadora en el segundo tiempo con 3 goles en 8 minutos para liquidar a Juventud Unida que descontó sobre el final. Campuzano, Cermesoni de penal y Galeano marcaron. Triunfo clave para sacar una luz de 4 puntos a falta de 12 en juego. Próxima Fecha: Lunes 18 (feriado) 17 hs. Centro Español-Liniers (en Ituzaingó).

domingo, 21 de febrero de 2010

HABIA QUE GANAR... Y SE GANO

Luego de seis fechas sin conseguir la victoria, Liniers logró sumar de a tres ante Deportivo Riestra al vencerlo por uno a cero con gol de Hugo Palmerola.
El conjunto dirigido por Osvaldo Ruggero necesitaba imperiosamente un triunfo para no perderle pisada a los rivales que pugnan por ingresar al Reducido. Si bien, todavía no concluyó la vigésimo quinta fecha (tienen que jugar adversarios directos como Ituzaingó y Argentino de Quilmes), al “Celeste” le vino de maravillas este avance en la tabla de posiciones. No solo por lo estrictamente matemático (superó a Riestra y achicó diferencias con Centro Español y Cañuelas), sino también para impulsar la autoconfianza y la motivación.
En el plano futbolístico, el cotejo tuvo un desarrollo semejante. Especialmente en el primer tiempo. En ese lapso, la visita planteó el partido con sapiencia. Partiendo desde el órden, no permitió que Liniers se acercara en demasía al área, algo que habitualmente los ocasionales rivales de "La Topadora” no pudieron lograr. En tanto, la propuesta del equipo de Villegas siguió siendo la misma de siempre: salir desde el fondo con pelota dominada, sin lanzar pelotazos y utilizando todo el ancho del campo para tratar de generar peligro por las bandas. Esta vez, con algunos cambios en los nombres, pero con la misma generosidad para buscar permanentemente el partido. Como juega Liniers, ya se sabe, tiene riesgos y vienen atados a la precisión, o a la imprecisión, con que se lo haga. Y en esta oportunidad, abundaron las imprecisiones. Es por ello, que en la primera mitad hubo pocas aproximaciones a la valla defendida por Sernágoras (un disparo de Casais despejado en la línea por Moreira y una gran jugada de Stansiola que finalizó con un remate de Walczuk que rebotó en la pierna de un defensor). Al mismo tiempo, Riestra contó con una clara ocasión sobre el final en los pies de Buglione, sin olvidarnos de la brillante estirada de Tichelio mediante un tiro libre ejecutado por Ruíz anteriormente. En la segunda parte, Liniers presionó de entrada. Quizás, sin jugar con la luminosidad de otras tardes, pero brindándose generosamente. Con un rival que no se regaló jamás. Y que aprovechó astutamente, cuando tuvo espacio para lanzar el contraataque. Pablo Benítez fue el que estuvo más cerca de llegar al gol. A los 8, ensayó un remate que salió apenas alto y, a los 18, tras una buena jugada colectiva, intentó colocar el balón junto a uno de los palos, pero los excelentes reflejos de Diego Tichelio impidieron que el delantero (hoy jugando de volante) celebrara la conquista. A todo esto, los minutos transcurrían y daba la sensación de que no se quebraría la paridad. Pero el ímpetu de Liniers, de a poco, fue venciendo al orden táctico de Riestra, que, decididamente, se conformaba con el empate. Y a partir de los 28 minutos, el “Celeste” merodeó el área rival con mucha más insistencia. Brunetti, que luchó todas, tuvo dos oportunidades para convertir (una de cabeza en el borde del área chica) y Vigna, estrelló un tiro en el palo, en una gran acción individual con túnel incluido. Afortunadamente el gol llegó a los 39 minutos. Palmerola eludió a un defensor entrando al área y remató. Sernágoras no pudo retener la pelota y ante la arremetida de Brunetti, Stansiola y Portillo que salieron gritando el gol, el árbitro (que dudó a quién convalidárselo) señaló la mitad de la cancha para alegría de los hinchas “Celestes” que celebraron jubilosamente la conquista, casi como un desahogo.
Hacía falta ganar para recuperar la confianza. De todos modos, seguimos pensando que si alguna de las notorias individualidades que Liniers tiene saliera de la chatura, todo sería más fácil. En tanto, en estos casos, no hay nada mejor que ganar. Es un excelente remedio para calmar la ansiedad. Había que ganar. Se ganó.
Héctor Quatrida

No hay comentarios:

Firmar el libro de visitas